Ir a la barra de herramientas

PROGRAMA POLÍTICO


IDIARIO POLÍTICO

Desde hace unas décadas los regímenes capitalistas orientan sus economías en el llamado neoliberalismo, que es el proceso de desmantelar las medidas de compensación social y control de los monopolios que, con distintos grados de intensidad, se venían aplicando desde comienzos del siglo XX. Ahora se predica la filosofía de la ley de la selva, tanto a nivel internacional como en las relaciones de las clases en el interior de cada país.

Los que más han descendido en sus índices sociales son precisamente los antiguos países socialistas. Después de la lenta recuperación que siguió a la pesadilla del fin de siglo, la pobreza, el desempleo, la criminalidad, la corrupción, la desigualdad y la falta de oportunidades, son las monedas con las que el capitalismo cambió los grandes avances sociales del régimen anterior. Hoy son pobres el 50% de los rumanos y búlgaros, el 40% de los húngaros y los lituanos, para citar solo unos ejemplos.

En Europa Occidental, la pobreza y el desempleo siguen ensañados contra la población, sobre todo contra los jóvenes. Cincuenta millones de trabajadores viven sin empleo fijo. En muchas ciudades el desempleo afecta a la mitad de los jóvenes. La pérdida de derechos laborales y sociales ha hundido a la clase trabajadora en la pobreza. Hoy 122 millones de europeos son pobres

En Estados Unidos, el país más poderoso de la tierra, son 50 millones las personas que viven en la pobreza, de ellos muchos en la miseria. Ellos representan el mayor número de pobres de toda su historia. Muchos de ellos son afroamericanos que, siglo y medio después de que Abraham Lincoln aboliera la esclavitud, continúan sumidos en un mundo de discriminación y de miseria, amenazados día y noche por la violencia racista, corrompidos por la prostitución y la drogas.

Unos 22 millones de inmigrantes ilegales, la décima parte de toda fuerza laboral del país realizan los trabajos más duros, sin ningún derecho laboral o social, con salarios inferiores a los mínimos, alternado a veces dos o más empleos, siempre discriminados y enfrentados al miedo de ser apresados y deportados.

En el último cuarto de siglo, el mundo ha hecho descender el número total de pobres principalmente por el aporte gigantesco de la República Popular China. Allí el socialismo ha dado vida digna a mil millones de personas que antes eran pobres. El año que viene este país se convertirá en el primero en no tener pobres del todo. Será uno de los grandes logros del socialismo a nivel mundial.

Nuestro país sigue la misma tónica que los demás países capitalistas. Si bien en el pasado, producto de grandes luchas populares, el país había alcanzado niveles altos de bienestar, ascenso social y cierto igualitarismo, hoy el país se hunde en la desigualdad, la pobreza que atenaza a la cuarta parte de su población y, sobre todo, un sostenido empeoramiento de las condiciones de vida de todos los sectores populares. Los gobiernos de distintos signos no han hecho sino empeorar las condiciones materiales y espirituales de las masas.

La experiencia demuestra que el capitalismo ha sido incapaz de resolver los grandes problemas de la humanidad, incluida su propia supervivencia como especie, y que esos problemas solo pueden resolverse mediante la instauración a escala mundial y nacional de un régimen económico socialista.

Una transformación socialista de la sociedad costarricense se propone:

1.- Poner en manos de los trabajadores los medios de producción fundamentales. Para ello las principales fuentes de riqueza serán propiedad del Estado, tanto a nivel nacional como regional o local.

2.- El régimen socialista protegerá y promoverá las formas de propiedad asociativas, cooperativas y similares, tanto en la producción de bienes como de servicios esenciales.

3.- La propiedad privada nacional o extranjera será permitida siempre y cuando se encaje dentro de los objetivos de la sociedad. Especialmente serán protegidas las pequeñas y medianas empresas de todo tipo.

4.- El régimen transformará la propiedad haciendo que esta deje de ser motivo de lucro individual y pase a ser medio de sustento y bienestar de las grandes mayorías.

5.- El capitalismo no creó el mercado. Se heredó del pasado precapitalista y lo puso al servicio de sus intereses. El socialismo adoptará la economía de mercado, la limpiará de sus tendencias  especulativas y usureras actuales y la orientará a la satisfacción de las necesidades de las masas populares y sus empresas de producción.

6.- La revolución social asegurará un régimen democrático donde todos los ciudadanos tengan participación directa en la toma de decisiones y en la dirección de los asuntos públicos, creará nuevas formas de participación popular democráticas y autogestionarias y pondrá las grandes decisiones políticas en manos de las mayorías. Este régimen le dará contenido real a los derechos de libre creencia y pensamiento, así la vida nacional se orientará hacia el  socialismo.

7.- La gran meta del socialismo es crear un ciudadano con una alta cultura, y con valores morales de solidaridad, espíritu creativo y amor al trabajo.

8.- La revolución socialista pondrá las riquezas de la sociedad al servicio de los trabajadores, promoviendo un Estado de bienestar general en constante perfeccionamiento, y al servicio de la sociedad. Se lema será: De quien según sus capacidades, a cada quien según su trabajo.

II.- Unir al pueblo contra el imperialismo y su expresión  contemporánea. EL Neo liberaliosmo.

El capitalismo entró hace poco más de un siglo en su fase monopolista conocida como imperialismo, caracterizada principalmente por la sustitución del libre mercado por el poder de los monopolios, el poder del capital industrial por la dictadura de los financistas y por un insaciable interés de las potencias centrales por dominar a todos los países y unirlos a su sistema colonial o neocolonial. Más recientemente, ha entrado en su etapa de globalización, que constituye un paso más en su tendencia original de monopolización y dominación neocolonial.

Todas esas características se han acentuado hoy con el surgimiento de la globalización. Los monopolios han roto todas las fronteras nacionales y han convertido el mundo en un solo mercado a su servicio. En todos los países los monopolios transnacionales alimentan oligarquías que se sobre enriquecen y que defienden sus intereses, y promueven el desmantelamiento del Estado Nacional, implementando la privatización de recursos e instituciones que han contribuido a programas sociales para los más necesitados. Con el Capitalismo Neo liberal esas políticas están siendo implementadas.

Contra este poder omnívoro se levantan aquí y allá movimientos de resistencia que son aplastados por el poder militar, el acoso económico y comercial y la propaganda de los medios de comunicación globales. Hoy más que en el pasado el imperialismo lleva la guerra a todos los rincones del planeta y lo llena al mismo tiempo de violentas dictaduras dóciles a sus mandatos.

Esos movimientos antiimperialistas buscan rescatar los recursos naturales, liberar a sus países de las cadenas financieras a que son sometidos por los organismos internacionales y a aliviar al menos en parte las lacras de la pobreza generalizada, el atraso, la desigualdad y la falta de libertades políticas.

Nuestro colectivo político apoya y alienta a los movimientos políticos progresistas y  democráticos y participa en las actividades de lucha contra el imperialismo que estos impulsan, tanto por el carácter democrático y justiciero de sus objetivos, como porque la actividad antiimperialista y patriótica y por transformaciones, educa al pueblo para la lucha por la Revolución y el socialismo.

III. Programa mínimo

Las lacras de la explotación, la desigualdad, la pobreza y la opresión solo se pueden superar en una nueva democracia plural, popular y socialista. Sin embargo, nuestro movimiento promueve y apoya la lucha por las reformas que mejoren del nivel de vida de las clases trabajadoras. Un resumen de esas luchas constituye el siguiente programa mínimo.

1.- Redistribución de la riqueza

Costa Rica está ubicada entre las naciones más desiguales del mundo. Mientras unos pocos tienen ingresos fabulosos, dignos solo de los países desarrollados, los sectores populares ven cómo sus ingresos se estancan o disminuyen. La desigualdad y la explotación son parte esencial del régimen capitalista, y no podrán remediarse si este régimen no es sustituido por una sociedad socialista. No obstante, esa pobreza creciente de las masas y esa desigualdad del país nos obligan a luchar por un programa sostenido de redistribución de la riqueza.

Estos deben ser algunos puntos de ese programa:

a.- Aumento inmediato de salarios, haciendo que los ingresos de los trabajadores sea igual al crecimiento del producto interno bruto de los últimos 20 años.

b.- Aplicar una política de aumentos diferenciados constantes que favorezcan a los que menos reciben, con el fin de cerrar la brecha salarial entre el sector público y privado y entre las mismas instituciones estatales.  

c.- Eliminar los salarios de lujo en la función pública haciendo que ningún funcionario pueda ganar más que el presidente de la República.

d.- Debe impulsarse  una política fiscal que obligue a pagar al que realmente tiene y eliminar o reducir los impuestos que pagan los más pobres. El Impuesto al Valor Agregado (IVA) debe desaparecer y su monto cubrirse con aumento del impuesto a las ganancias de capital.

2.- Reforma agraria

Hay que aplicar un plan para democratizar los medios de producción agrícola: la tierra, los créditos para la producción, los seguros de cosecha, los medios de trasporte y comercialización.

a.- La tierra debe repartirse entre los que deseen trabajarla.

b.- Hay que reducir las importaciones de los productos agrícolas básicos con el fin de incentivar la producción interna.

c.- Hay que impulsar planes bancarios para financiar y asegurar los cultivos de los pequeños productores.

d.- Hay que reactivar los organismos del Estado ligados a esta esfera y ponerlos al servicio del pequeño productor.

e.- Hay que crear un plan moderno y eficiente de distribución de las cosechas de los pequeños productores y poner coto a los desmanes de las grandes empresas comercializadoras de alimentos.

f.- impulsar planes que aseguren la soberanía alimentaria y que permiten ir sustituyendo la importación de alimentos por los producidos en el país.

3.- Salud

El país debe trabajar en un plan a largo plazo que asegure el fortalecimiento y la modernización de la CCSS, que acabe con las presas de citas y cirugías y que garantice la formación de los especialistas que hacen falta.

Los Ebais deben modernizarse y fortalecerse a fin de que cumplan el papel para el que fueron creados en atención primaria de la salud, fortaleciendo sus programas de salud comunitaria y de familia.

La CCSS debe acabar con la política de privatización y prepararse para no tener que comprar servicios a hospitales o especialistas privados.

La CCSS deberá impulsar y financiar mecanismos de vigilancia y control de parte de los usuarios y la organización independiente de estos. El mercado de los medicamentos requiere una reforma total, a fin de prohibir el cobro de precios abusivos y medicamentos innecesarios.

La salud del país debe salir de la esfera política y pasar a ser dirigida por un organismo técnico conformado por especialistas, académicos y usuarios.

4.- Educación

La educación costarricense demanda toda una revolución, que asegure justicia y equidad para los educandos y sus familias, formación adecuada para los nuevo profesionales y calidad que asegure el desarrollo del país.

Impulsaremos:

a.- Asegurarle a los centros educativos el uso del 8% del presupuesto nacional aprobado en la legislación. Financiar el INA de manera separada tal como se concibió en su ley de creación.

b.- Declarar la construcción de infraestructura escolar como un problema de emergencia nacional

c.- Someter a la educación privada a un estricto control de calidad y cerrar aquellas instituciones que no aseguren la calidad indispensable.

d.- La educación dejará de ser controlada por organismos del poder ejecutivo y su dirección se encomendará a un organismo técnico de alto nivel, conformado por técnico, académicos, docentes y estudiantes.

e- El país debe asegurar el uso adecuado de las más altas tecnologías, asegurando el acceso de ellas a toda la población.

5.- Cultura

El disfrute y la práctica de la cultura deben pasar a ocupar un lugar destacado en la vida social y en la actividad gubernamental.

Lucharemos por:

a.- Elevar el porcentaje del presupuesto que el Estado dedica a la cultura.  

b.- Fortalecer las casas de la cultura y hacer que esa experiencia llegue a todas las comunidades del país.

c.- Reducir el precio de los libros, liberar de impuestos los insumos para producirlos y hacer de la Editorial Costa Rica un centro de producción de libros baratos y con una amplia oferta de la literatura costarricense y mundial.

d.- El Estado debe garantizar la igualdad entre personas de diversos credos religiosos y de aquellos que no poseen ninguno, así como el respeto a todas las tendencias del arte y la cultura. En este sentido es prioritario convertir nuestro Estado en un Estado laico, despojándolo de los resabios religiosos y patriarcales.

6.- Reforma del Estado

Mientras persista el capitalismo el Estado seguirá siendo un instrumento de opresión de las clases dominantes. No obstante ese Estado puede ser modificado en algunos aspectos, con el fin de lograr una mayor democracia, eficacia y menores grados de corrupción. Un Estado para el bien común y el bienestar de la sociedad

Dentro de ese marco, el Estado costarricense requiere de un cambio sustancial en busca de tres objetivos: hacerlo más descentralizado y democrático, más eficiente y más moderno, más transparente y con mayor control de la corrupción.

Entre otros, Semilla luchará por los siguientes objetivos:

a.- Modificar el Poder Legislativo, reformando los distritos electorales que ahora corresponden a obsoletas fronteras provinciales y que ahora serían zonas administrativas más pequeñas, en las que el legislador esté más cerca de su base electoral; ampliando el número de diputados, los cuales no tendrían salario de parte del Estado, sino un estipendio igual a sus ingresos percibidos en un número de años recientes; el tope máximo de esos salarios no podrá superar el ingreso medio de un profesional de la función pública;  hacer un cambio radical en su reglamento interno que modifique sus formas de trabajo haciéndolas más modernas y eficientes.

b.- Descentralizar el Estado, pasando a las municipalidades funciones y recursos que hoy día concentran instituciones nacionales controladas por los jerarcas de turno. Elevar en todos los órdenes el poder municipal.

c.- Desprender del Poder Ejecutivo algunas funciones que por sus características son técnica y que pueden manejarse al margen de los mandatarios de turno y por el contrario hacerlas depender de organismos técnicos fuertes, transparentes y más calificados. Esas entidades trabajarán no con programas cuatrienales de gobierno, sino con planes-país de largo plazo. Entre ellos deben estar la educación, la salud y la infraestructura vial.

d.- Formar organismos de control popular en cada institución, cada cantón y cada pueblo, respaldados y financiados por el Estado. Establecer la iniciativa popular para la revocatoria de mandatos y, en el caso de las municipalidades, quitarle esa potestad a la Contraloría General de la República.

7.- Reforma urbana

Nuestros centros urbanos sufren el embate del descuido y el desorden, la congestión vial y la contaminación, así como de la delincuencia. Urgen medidas amplias para revertir estos procesos antes de que estos se conviertan en irreversibles.

a.- Hay que crear un plan de desarrollo urbano con jerarquía de ley, al cual deban someterse los planes de desarrollo urbano y uso del suelo, hasta ahora dominados por la voracidad de las empresas desarrolladoras.

b.- El Estado debe intervenir las ciudades, es especial la capital, haciendo modificaciones e impulsando proyectos de construcción en gran escala, a fin de dar vivienda moderna, barata y confortable a los sectores populares dentro de la ciudad. Eso permitirá detener la invasión de nuevas zonas de reserva y preservar el entorno natural del área metropolitana.

c.- El Estado debe emprender un programa agresivo de recuperación y mejoramiento del espacio público, creando parques y plazas, centros de recreo y de cultura, aceras y bulevares, que aseguren una aceptable calidad de vida a sus habitantes.

d.- el Estado debe retomar con energía y con carácter de urgencia el rescate de ríos y acequias, asegurando medidas estrictas que impidan la contaminación de las aguas y cuencas y que ponga los ríos al servicio del esparcimiento y la salud física y mental de sus habitantes.

e.- El corazón de toda reforma urbana es proveer a los ciudadanos, sobre todo a la clase obrera, se recursos suficientes para adquirir viviendas modernas y confortables y proveerle de recursos para que el proceso de mejoramiento urbano sea irreversible.

8.- Transporte público

Debe impulsarse un plan de verdadero apoyo al mejoramiento del servicio público de transporte y la desestimular el uso del vehículo particular. El sistema de trenes eléctricos debe ser modernizado de inmediato, electrificarse en su totalidad y ponerse en menos del estado.

Deben eliminarse los programas de concesión de obra pública. Ninguna obra de este tipo debe salir del poder del Estado.

El transporte público y la obra pública vial deben dejar de estar dentro de la esfera del Poder Ejecutivo y pasar a depender de un organismo técnico especializado con amplia participación popular.

7.- Derechos humanos e igualdad real

Lucharemos por la igualdad de todos los sectores de la sociedad, eliminando las diferencias y discriminaciones por razones de sexo, orientación sexual, raza o idioma.

Respaldaremos las acciones por acabar con la violencia machista y por romper la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Lucharemos por la dignificación de las comunidades indígenas, por su derecho a ser educados en su propia lengua y el rescate de sus instituciones tradicionales. Las reservas indígenas deben convertirse en unidades administrativas independientes de las municipales y regidas por las tradiciones ancestrales de los indígenas.

8.- “Semilla” luchará por la defensa del medioambiente y la biodiversidad; se prohibirá la caza y la pesca de especies en peligro; se fortalecerán los programas para recuperar las zonas rurales intervenidas y la recuperación de la formas tradicionales de producción agrícola; se prohibirá e uso de los plaguicidas altamente contaminantes y, en general, se lucha por la disminución del uso de plaguicidas, se incentivará la agricultura orgánica y se impulsará la investigación científica y tecnológica de alternativas saludables a los pesticidas.

IV. La lucha por la democracia

Mención especial requiere la lucha por la democracia. Mientras exista el capitalismo el estado, por más democrático que se presente, será el instrumento de opresión de las clases dominantes, es decir, de una ínfima minoría de la población, contras las masas de obreros, campesinos, maestros y empleados, artistas y estudiantes, comerciantes y pequeños empresarios, es decir, contra la inmensa mayoría de la población.

Ese carácter no podrá ser variado, pero las fuerzas populares no cesan en luchar por la ampliación de la democracia y las libertad Republicanas, por impedir los métodos violentos y represivos y por avanzar en la construcción de una sociedad más tolerante, participativa y pacífica. La lucha por defender la democracia y ampliarla es consustancial de la lucha por el socialismo.

En este sentido: “Semilla” se propone:

1.- Impulsar reformas que permitan un Estado más participativo en la toma de decisiones de todo tipo.

2.- Fortalecer el derecho de todos los ciudadanos a formar organizaciones de todo tipo e impedir por la ley que esas personas y esas organizaciones sean víctimas de la represión y la discriminación. Parte sustancial de este punto es la defensa de la organización sindical y sus afiliados.

3.- Asegurar por ley a todas las personas acceso a los medios que permitan difundir sus puntos de vista sobre cualquier tema. Mejorar el acceso de las organizaciones estatales y sociales al uso de los medios de comunicación existentes o a la creación de medios propios.

4.- Asegurar mediante ley el derecho a todos los ciudadanos a manifestarse en las calles, plazas y parques sin ser perseguidos, discriminados ni acosados.

5.- Reformar las leyes para simplificar la formación e inscripción de partidos políticos y brindarle a todos ellos un Estado de mayor seguridad e igualdad en el acceso a los medios de comunicación con los votantes.

V. El movimiento Semilla: principios de organización

El movimiento “Semilla” se propone convertirse en una organización nacional democrática, que reciba en su seno, en primer lugar, a los luchadores de las organizaciones de izquierda de hoy y del pasado,  activistas populares de diversos campos, personas de diversos partidos populares, todos impulsados por el propósito de contribuir a la reactivación del movimiento popular.

Se estructura con organismos autónomos en las provincias, zonas administrativas y cantones, las cuales tendrán amplia representación en las instancias de coordinación y mando nacional y en la toma de toda clase de decisiones.

VI.- “Semilla” frente a los partidos de izquierda

Nuestro movimiento se propone superar las viejas divisiones de la izquierda y buscar puntos de encuentro con otros movimientos sociales y políticos para enfrentar las luchas cotidianas, incluidas las batallas electorales y buscar los puntos de consenso que puedan conducirnos a la formación de un partido unificado de vocación revolucionaria.

Es la hora de la unidad y del combate conjunto, es la hora de la esperanza y del reencuentro.

Compatriotas, ¡a la lucha. Marchemos unidos contra el capitalismo Neo liberal. Contra todas las formas de dominación imperialista. Por  democracia, Justicia y el socialismo!!

Trabajadores de Costa Rica  uníos.

Proletarios del mundo uníos.

Related posts

Leave a Comment