Ir a la barra de herramientas

Cuentos de claustros, lobos y dragones

Fernando Zúñiga Umaña

Miembro de la Directiva del  Colectivo Político Semilla

No veo a nadie en la calle, ni siquiera pasan autos frente a mi casa. El silencio permite identificar cantos de las aves, cualquier sonido hace la diferencia. Todos estamos enclaustrados, menos los líderes políticos, quienes se ensañan a diario contra el pueblo. Tenemos cuarenta y pico de muertos, y cada día anuncian centenas de nuevos contagiados; estoy cuestionando esos datos, porque cuando las autoridades aparecen diariamente en los medios para informar sus noticias vienen acompañadas de medidas contra los asalariados públicos, los pensionados, las universidades y también contra los más pobres.

Hoy, en los principales medios escritos, en primera plana la Contralora de la República anuncia que ya apareció el lobo, refiriéndose a la magnitud del déficit fiscal. ¿Qué le importa al pueblo este lobo, si cada rato aparecen dragones vomitando fuego? Ya a las abuelas y los abuelos se los vienen comiendo desde hace días. Tenemos años de estar oyendo el cuento del déficit fiscal, chivo expiatorio en esta campaña que los diferentes gobiernos han venido realizando. Si el lobo apareció, saquemos las barras de oro de las bodegas del Banco Central. Digamos a los organismos internacionales que hasta que el lobo y los dragones se vayan, podemos pagar la deuda, cobremos a las empresas grandes los impuestos que han dejado de pagar durante décadas.

Olvidemos a Moody, a Fisch y a todos esos, la crisis es mundial. No obstante, el FMI sigue tirando plata a diestra y siniestra, cuando esto pase nos quiere bien endeudados. Así nuestros serviles gobernantes seguirán desvelándose por estar al día con la deuda, mostrando la cara sonriente a los calificadores.

Estos gobernantes, pareciese que no se dan cuenta de que la deuda se recarga en el presupuesto fiscal, en los gastos. Le ocultan eso al pueblo, el fetichismo del endeudamiento lo llamaría. Los bancos hacen dinero con su dinero, y nosotros hacemos deuda e incrementamos el déficit, al final el pueblo es el culpable y debe socarse la faja.

Creo en que mi gente se está muriendo, creo en el maldito COVID-19, pero no creo en como lo maneja este Gobierno, en como lo utiliza para hacer víctima a su pueblo, además de la pandemia, del déficit y de la crisis de desempleo.

Fernando Zúñiga Umaña

Costarricense, estudioso de la realidad económico social y política nacional e internacional. Economista de formación básica, realizó estudios en la Universidad de Costa Rica y en la Flacso México. Durante más de 30 años laboró en la Universidad Nacional de Costa Rica. Actualmente es director del Doctorado en Ciencias de la Administración de la Universidad Estatal a Distancia de Costa Rica. Consultor privado en el campo de la investigación de mercados, estudios socio económicos.

Related posts

Leave a Comment