Ir a la barra de herramientas

EL NARCOTRÁFICO Y LAS LUCHAS POPULARES, LA GRAN MENTIRA DE LAS AUTORIDADES DE COSTA RICA

 

Por Mario Ordóñez
Miembro de la directiva del Colectivo Político Semilla

A raíz de las luchas populares que se están dando en las comunidades y calles de Costa Rica, los políticos del actual gobierno legislativo, ejecutivo y judicial, a través de sus altoparlantes, entiéndase los grandes medios de comunicación, que son propiedad del gran capital que, por cierto, son los que en última instancia deciden quienes sí y quienes no, pueden llegar a gobernar éste país, se han dado a la absurda tarea de calificar de Narcotraficantes a las personas que adhieren a dichas protestas, como una estrategia para desprestigiar y deslegitimar estos movimientos sociales.

Sin embargo, si nos damos el tiempo para analizar, llegaremos a la conclusión de que lo más absurdo que podría pasar es que que los narcotraficantes pudieran estar alentando una lucha popular, que tiene como fin acabar con la corrupción, acabar con la elusión y la evasión fiscal, por parte de los grandes empresarios, acabar con la desigualdad en que se encuentra sumergida Costa Rica y en contra del préstamo al FMI que no significa más que sumarle más impuestos y más pobreza a las grandes mayorías.

A continuación, paso a puntualizar el por qué dichas acusaciones no tienen sentido alguno:

Primero.

Que el anonimato es el ambiente propicio para los reales narcotraficantes, precisamente los verdaderos narcotraficantes, quienes son poseedores de grandes capitales que invierten en grandes, medianas, pequeñas y microempresas, que, además, no residen en las barriadas populares, sino más bien, en residencias de lujo y que tienen como estrategia entre mezclarse con las altas esferas del gobierno, autoridades policiales, políticos, y con la alta sociedad, con el fin facilitar el lavado del dinero proveniente del comercio de las drogas.

Segundo.

Porque la corrupción es precisamente lo que les crea las condiciones para   importar, almacenar, exportar, crear una cadena de distribuidores y vendedores para mercadear localmente la droga. En los temas de importación, almacenamiento y exportación, que son las bases de sus principales ingresos, los narcotraficantes también se sirven de la corrupción de pequeñas y altas autoridades del gobierno, grandes empresarios: financieros, industriales, del transporte aéreo, marítimo y terrestre, entre otros.

Tercero.

La desigualdad social, para la narcotraficante crea las mejores oportunidades de negocios a nivel local. Por la razón de que lo que podría considerarse su mercado meta local, o sea los compradores (clientes), son aquellos que   consumen considerables cantidades de drogas, que por el costo que tienen estos productos, dicho mercado meta se ubica entre las clases medias y altas de este país. Mientras que la parte comercial está organizada, en los diversos cantones y distritos del país, que cuentan con sus distribuidores y vendedores locales del narcotráfico, que son parte de una organización formal, que operan bajo las reglas de rígidas de la administración de negocios, entre los que se encuentran administradores, abogados contadores,   altos jefes, mandos medios, y empleados con diversas tareas a realizar tales como promotores, vendedores, transportistas y miembros de            seguridad.
Que en muchas ocasiones trabajan más profesionalmente que muchas empresas formales.

Cuarto

La cadena de comercialización, por la escases de empleos, con salarios suficientes para proveer una vida digna al trabajador y su familia, no pocas personas en Costa Rica se han visto tentadas a formar parte de las planillas del Narco Tráfico conociendo que no gozarán de ningún derecho laboral y al mismo tiempo arriesgándose a poner en peligro su propia vida y las de las personas que componen sus familias, por duras normas que conlleva este negocio.

Conclusión

Si todo lo anterior es cierto, que sentido tienen las denuncias de las autoridades del gobierno sobre que los narcotraficantes estén detrás de los bloqueos y protestas que lleva a cabo la población costarricense.

Si el narcotráfico es una empresa que opera con idénticos fines de lucro que cualquiera otra empresa normal, solamente que, en la clandestinidad, en donde el tema de la competitividad, la eficiencia y la ganancia priman sobre cualquiera otro interés. Y tal como la industria del turismo, y otras industrias con fines de lucro del país están perdiendo negocios, a causa de las protestas que lleva a cabo un pueblo, que se revela contra la corrupción y la desigualdad social, poniendo como principal consigna de No a la Negociación con el Fondo Monetario Internacional, un pueblo que convencido de que dicho préstamo traerá al país más corrupción y mayor pobreza.   ¿Qué sentido tiene para los narcotraficantes apoyar estos movimientos?

La gran mentira de la de las autoridades de Costa Rica de tildar de narcotraficantes a las personas que están realizando bloqueos y manifestaciones actualmente no tiene ningún otro fin más que:

  1. De desprestigiar el movimiento, crear rechazo por el resto de la población que se ha identificado con las justas protestas que llevan adelante las comunidades y organizaciones políticas del país.
  2. Desanimar a la población honesta y luchadora, que son la gran mayoría de las personas que participan en esos movimientos
  3. Esconder las verdaderas razones de insatisfacción que motivan el rechazo a las políticas que lleva a cabo el actual gobierno.
  4. Justificar el uso de un aparato militar sin precedentes que atropella ferozmente a los manifestantes, contraviniendo el derecho de protestar que tienen los ciudadanos de cualquier país para oponerse a las injusticias en que se están siendo sometido, como pasa actualmente en Costa Rica.

 

IRONICAMENTE, CUANDO SE MANIFIESTAN EN EL VECINO PAÍS DEL NORTE, NUESTRA PRENSA CONVENCIONAL Y REPRESENTANTES DEL GOBIERNO  NO SE CANSAN DE APLAUDIRLOS Y DE ENALTECERLOS, ESOS MISMOS QUE HOY ACUSAN AL PUEBLO COSTARRICENSE DE NARCOTRAFICANTE, POR MANIFESTARSE¡!!!!!

 

Related posts

Leave a Comment